jueves, 20 de diciembre de 2012

Carteles retro sobre ciclismo y bicicletas (II)

Segunda entrega con carteles retro, en los que la bicicleta tiene un papel destacado.

Aquí tenéis el tablero de Pinterest con todos los carteles que voy subiendo.






sábado, 10 de noviembre de 2012

Carteles retro sobre ciclismo y bicicletas (I)

Como el tiempo estas dos últimas semanas no ha sido benigno y no he conseguido que mi bici navegue cual piragüa, he estado matando el rato trasteando por Internet y, de rebote, he encontrado un paquete de carteles de época sobre eventos relacionados con el ciclismo, fabricantes, etc.

Los iré subiendo poco a poco a un tablero que he creado en Pinterest, ya que me parecen curiosos. Son representativos de cada época y bastante interesantes, al menos para mi.






No mento su procedencia porque la desconozco, es el típico fichero que descargas de las redes P2P. Si alguien es el responsable no tiene más que avisar y será nombrado como fuente o, si no quiere verlos aquí, retirados.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Almacenando la bicicleta

Vivir en un piso sin trastero tiene sus inconvenientes a la hora de tener bicicletas. La mía no dejaba de estorbar de un lado a otro de la casa según la necesidad y hoy lo he solucionado.

He comprado un soporte que, fijado a la pared, deja la bicicleta en posición vertical ocupando poco espacio. Había visto otras soluciones muy interesantes, como un soporte que por medio de un sistema de poleas deja la bicicleta "pegada" al techo en horizontal. Pero en mi caso no era opción. Así que por 10€ del trozo de hierro la bici ha dejado de dar tumbos por la casa y además da la bienvenida a los visitantes.


domingo, 28 de octubre de 2012

Piñones nuevos

Después de la avería y el consecuente mosqueo de la semana pasada con la bicicleta, al final la broma ha sido menor de lo que pensaba. Llevé la bicicleta al taller y me han cambiado los piñones, que se habían quedado bloqueados y no dejaban girar la rueda con libertad, y he aprovechado para poner unos desarrollos más cómodos para mi: 28/12

De paso le dije al mecánico que me revisara la dirección, porque tenía un poco de holgura y, sin tener que cambiar más piezas, la ha dejado fina con un ajuste y engrase. De hecho hoy me he sentido bastante más cómodo y seguro encima de la bicicleta.

Y todo por 15,90€, a mi me ha parecido muy barato, pensaba que costaría sobre los 50€

Con esto hoy un buen paseo en bici (ver en Endomondo) con un poco de todo: algo de lluvia; viento; un ciclista al que un coche ha tirado (por suerte el chico estaba "bien" y solo cojeaba un poco); un pinchazo; cansancio y mi, hasta ahora, record de distancia: algo más de 51 Km. Hoy la bici se ha portado :-)

Creo que ya me ha pasado en otra ocasión, no tengo fotos, así que para que la entrada no quede sosa solo con texto pongo una foto de lo que me ha servido para reponer fuerzas a la hora de la comida. Eso sí, la foto está muy idealizada, que al sandwich de verdad le han paseado la ternera por delante o han conseguido hacer la carne invisible.


domingo, 21 de octubre de 2012

Hay días buenos en bici, hoy no ha sido así.

Desde luego no pienso escribir una entrada cada vez que salga en bici para contar una y otra vez lo mismo, pero hoy ha sido un día peculiar en el que un cúmulo de circunstancias se han dado cita a la vez para tocarme la moral un poquito.

La cosa empieza porque llevo diez días con un resfriado serio y, aunque ya estoy mejor, o eso creía, en la bici me costaba respirar.

La última vez que salí con la bici no me encontraba cómodo sobre el sillín y se me ocurrió variar su posición, en cuanto a inclinación del mismo. El caso es que hoy me escurría hacia el manillar teniendo que hacer más fuerza de la normal en el manillar con las manos para mantenerme.

Aprovechando la primera rampa y con la excusa de ajustar el sillín pero con la realidad de recuperar el aire que me faltaba por lo comentado en el segundo párrafo, he parado y he sacado mi llave del 13 para hacer el ajuste. Pero la muy puñetera, que debe haber sido fabricada en China, se ha abierto y no he podido hacer nada.

Para colmo tengo una avería, que yo creo importante y no sé como solucionar, en la transmisión de la bici. Cuando no llevaba ni la mitad de los kilómetros que pensaba hacer, la cadena ha empezado a sonar mal cuando no doy pedales. El caso es que parece que en esta circunstancia la cadena pierde la tensión y va dando por como "latigazos" (no sé explicarlo de otra forma) hasta el punto que se me ha salido la cadena en una de esas.

Se me ocurren tres motivos por los que puede pasar esto: El sencillo es que la cadena, al cambiar los platos y ponerlos de menor diámetro que los que tenía, sea más larga de lo necesario. El segundo es que el desviador trasero no tense la cadena. Y por último los piñones, me da la sensación de que cuando no pedaleo en lugar de girar libremente la rueda en alguna ocasión enganchan y giran.

En cualquier caso no tengo ni idea, así que la semana que viene bajaré la bici al taller y a ver qué me cuentan. La verdad es que nada más me está compensando haber restaurado la bici por el placer del trabajo y las horas invertidas. Pero económicamente cada vez lo considero más un "fail" de gran proporción.

Con todo esto a los 15 kilómetros he decidido darme la vuelta por si la avería iba a más y me quedaba tirado por ahí.

Para rematar el día regresando he llegado a Pinto y he hecho una paradita en una pastelería/cafetería que me gusta porque tiene unos bollos riquísimos (momento gula, no de necesidad). Me he sentado y he dado cuenta de un croisant a la plancha y un café. Me he quedado frío y los últimos kilómetros hasta casa han sido un suplicio.

Además el café me ha hecho temer tener que parar detrás de un olivo con el paquete de kleenex a enfriarme el trasero a la fresca. Por suerte no ha sido así, no sé si habrá sido el efecto presión del sillín o qué.

Pero bueno, al margen de estas cosillas, un día más en bici, guay :-)

Os dejo la rutilla por aquí: Endomondo.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Los Pericopuertos

A Pedro Delgado, ganador de dos Vueltas a España, un Tour de Francia y, actualmente, comentarista de ciclismo en televisión, no le hace falta mucha presentación.

Antes de celebrarse la Vuelta a España graba unos vídeos subiendo los puertos más significativos por los que transcurre el recorrido y da su opinión sobre ellos. Algunos los sube con ciclistas de renombre. Ahora ha subido a su canal en Youtube estos vídeos, que también están disponibles en RTVE a la carta.

Son muy amenos, ya que da a conocer los recorridos de primera mano y con su opinión, en un lenguaje coloquial, como acostumbra Perico.

Os dejo el vídeo de la subida a Ancares.

sábado, 6 de octubre de 2012

Estrenando las bielas y los platos

Aunque me dieron la bicicleta con las bielas y los platos nuevos hace un par de semanas, gracias a la tendinitis en el tendón de Aquiles que arrastro desde hace más de un mes no me he animado hasta hoy a salir a carretera.

He salido con La Marañosa en el horizonte y la idea tramposa de "cuando me canse me doy la vuelta"

Y no he llegado a la Marañosa, pero no por no querer intentarlo al menos. Me he pasado el desvío y me he dado cuenta cuando me ha frenado la barrera del parque de la Warner. Así que, después de consultar el Maps para constatar que sí, que la había cagado, he dado la vuelta por el mismo camino y al llegar al desvío de Valdemoro he decidido tomarlo para regresar haciendo una ruta circular pasando por ese municipio, Torrejón de Velasco y de ahí a Parla. 45 Km. en total que me han sabido a gloria.

Físicamente no me he encontrado mal, de hecho mejor de lo que yo pensaba. El tendón no ha dado nada de guerra, aunque sigo teniendo molestias. Eso sí, no he terminado con ganas de rodar más kilómetros, más bien desde que he entrado a Parla hasta que he llegado al barrio tenía ganas de bajar de la bici :-)

Nada más he tenido que parar un par de veces por incidencias con la bicicleta. Para empezar, en plena subida apretando como no podía ser de otra forma, se me ha salido la cadena hacía el cuadro (Nota mental:  ajustar el tope del desviador). Y para terminar, a la altura de Torrejón de Velasco, he empezado a notar un "clac clac" al pedalear que me ha mosqueado mucho. La tuerca de una de las bielas se había aflojado. La he apretado como he podido y pedales a Parla sin más problemas. Cuando he llegado he pasado por la tienda de bicis para que el mecánico solucionara el problemilla y a otra cosa.

Respecto a los platos la verdad es que bien. El pequeño de 34 dientes se agradece mucho en determinados momentos. Y el grande de 50 dientes, con los dos piñones pequeños, tengo que apretar bien y de momento se me antoja para llanos muy tendidos y poco más.

Con la bici sigo teniendo sensación de inseguridad. No sé si es normal, pero mi bicicleta es muy "juguetona" y, a nada que suelto una mano del manillar o varío la posición, como no tenga cuidado pego un bandazo. Supongo que con los kilómetros se pasará.



Descendiendo el Cormet de Roselend a 100 Kmh

Un vídeo impresionante del Tour de Francia.  Laurent Brochard descendiendo el Cormet de Roselend a 100 Kmh. en la décima etapa de la edición del año 2005.

lunes, 1 de octubre de 2012

La sujeción del porta-bidón

Al restaurar la bicicleta de carretera me encontré con un problema: no tenía hechas las roscas para el portabidón en el cuadro.

Recordaba que hace años, cuando era pequeño, había unas abrazaderas metálicas para sujetar los portabidones al tubo del cuadro. Me puse a buscar y encontré una en Decathlon que no se la recomiendo a nadie: APB 300

La sujeción cuesta 5,95€ y está hecha de goma semi-elástica. Se fija al cuadro como si fuera un "cinturón con ojales". El problema viene que la goma al ser elástica cuando la utilizas con el bidón lleno, cede y se va desplazando hacia abajo y a los lados.

Sujeción de goma APB 300
Puse cinta alrededor del tubo para "engordar" un poco el mismo, ya que de los orificios que trae en la cinta en el que quedaba más fuerte pasaba lo que describí en el párrafo anterior. Además al desmontarlo se apreciaba el deterioro en la goma por la tensión, y no tiene un mes montado.

Pedí otra sujeción en la tienda de bicis y me trajo una mejor: el modelo VIP de la marca Elite. Al mismo precio que la primera.

Sujeción VIP de Elite.
(Foto tomada de su página web)

Esta sujeción es de plástico rígido, y va dentada. Para tensar la brida lleva un tensor con un tornillo, además de una goma en la parte posterior que aumenta su agarre al cuadro.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Bicicletas en Amsterdam

Hace unos años estuve visitando Amsterdam y aunque mi afición por la bicicleta no estaba despierta me sorprendió ver la cantidad de estos aparatos que se veían circular y aparcados por cada calle. De hecho era complicado sacar una fotografía y que no saliese una bicicleta.

Un puñado de fotos de esos días.






domingo, 23 de septiembre de 2012

Desarrollos de mi bicicleta

Me gustan los datos. Extrapolar circunstancias habituales a números y sus porcentajes para poder medir. Es una manía que tengo.

Llevado al ciclismo me gusta llevar control de distancias y velocidades, tiempos, etc. sin ánimo de competir, solo como mera curiosidad. Por tanto también me disgusta que los medios de medición no sean exactos.

Me pasa con el velocímetro que utilizo en las dos bicicletas, que siempre marca una distancia diferente de la que realmente recorro (luego explicaré el motivo por el que creo que pasa), pero en este caso lo suplo grabando las rutas con la aplicación Endomondo para Android. Realmente el velocímetro nada más que lo utilizo para ver la hora y controlar la velocidad que llevo.

Bueno, esto viene al caso por que me apetece saber cuanto recorre la bicicleta por cada pedalada que doy. Por lógica esta distancia varía según el desarrollo que lleve engranado.

Como en casi todo lo que hay que hacer hay dos vías: la sencilla y la complicada. Es decir, que nos lo den hecho o saber hacerlo y entender el funcionamiento de las cosas.

Para evitar complicaciones tenemos este calculador de desarrollos que ponen a nuestra disposición en la página de Campagnolo. Tenemos que introducir la circunferencia de nuestra rueda trasera en milímetros; el número de dientes de nuestros engranajes (o platos) y el mismo dato para los piñones. Automáticamente nos devolverá una tabla con nuestros desarrollos. Incluso tiene una serie de relaciones más habituales ya introducidas para facilitar nuestro trabajo.

Ahora bien, creo que lo interesante es saber el por qué de todo esto.

Platos y biela
Platos y biela

Ya tenemos claro que llevamos unos platos (lo normal es montar entre 2 y 3) unidos a las bielas y éstas a los pedales, por los cuales se transmite la fuerza que generamos con nuestras piernas a los platos y de aquí a la rueda trasera a través de la cadena y los piñones montados en aquella.

El factor de multiplicación, es decir, cuantas vueltas da nuestra rueda por cada pedalada completa (360º de giro del plato), es sencillo de calcular. Basta con dividir el número de dientes del plato por el número de dientes del piñón. Por ejemplo:

Para un plato de 50 dientes y un piñón de 18 dientes: 50/18=2,7 vueltas de nuestra rueda (o piñón) por pedalada.

Piñones
Piñones

También necesitamos la circunferencia de nuestra rueda trasera. La formula es sencilla: 2ΠR. Por ejemplo:

Para una rueda de bicicleta de carretera con una medida de 700mm de diámetro (350 de radio). la fórmula sería 2 x 3,14 x 0,350 = 2,198 m. Simplificada: 3,14 x 0,700

Esto nos dará la circunferencia y, por ende, la distancia recorrida por cada giro completo de la rueda.

Rueda de bicicleta
Rueda de bicicleta de carretera


Sabiendo todo esto podemos calcular con la siguiente fórmula la distancia que recorre nuestra bicicleta por pedalada en relación a los desarrollos seleccionados: (Plato / piñón) x circunferencia. Por ejemplo, en nuestro caso seguimos con el plato de 50 y el piñón de 18 dientes:

50 / 18 * 2,198 = 6,11 metros recorridos por pedalada

Y la tabla de desarrollos de mi bicicleta de carretera:


Y un inciso para finalizar. La distancia recorrida por la rueda, según la fórmula, es exacta, pero no tiene en cuenta, lógicamente, que esta medida disminuye en cuanto nos montamos en la bicicleta en orden de marcha y aplicamos peso, con lo cual varía ligeramente. En distancias cortas no es importante pero según acumulemos kilómetros sí tendrá impacto. De aquí  creo (en mi humilde opinión) que viene la desviación en los velocímetros, por ejemplo, ya que introducimos como valor de medición el ideal plasmado en la tabla que nos da el fabricante. Lógicamente el valor real varía dependiendo de nuestro peso y la presión de hinchado de nuestras ruedas.

Pequeño truco: Para calcular la circunferencia de una forma más real colocamos la rueda con la válvula en posición cercana al suelo, es decir, a 180º, marcamos en el suelo el lugar, nos montamos en la bicicleta y avanzamos hasta que la rueda de un giro completo y la válvula vuelva a estar "en el suelo". Medimos los dos puntos y esta es la medida. Si pruebas seguro que hay ligeras diferencias entre la medida "ideal" y la "real".

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Restaurando la bici (y VIII): Platos nuevos y final de la aventura

Casi un mes después de salir por primera vez con la bicicleta y detectar que los platos estaban en mal estado y había que cambiarlos, ya está hecho. Con ello creo que puedo dar por finalizado el trabajo de restauración, o como se quiera llamar.

Por hacer memoria, los platos originales de la bicicleta estaban doblados y por ello rozaba la cadena en el desviador y cambiar al plato grande era una aventura, con riesgo de salida de cadena.

Encargué en la tienda de bicicletas unos platos nuevos, con sus bielas y, ya puestos, también solicité el cambio del eje. Metidos en el laberinto mejor dejar todo bien. He aprovechado para poner unos desarrollos más suaves que los 52/46 que venían con la bici, y me han colocado unos Shimano 50/34.

El mecánico ha tenido problemas con el pedalier. La rosca que utiliza no es compatible con los sistemas actuales, así que se ha limitado a cambiar los rodamientos y dejar el mismo eje. No es lo mejor pero al menos está en un estado superior al que estaba.

Platos Shimano bicicleta de carretera
Platos Shimano

La verdad es que el choque estético temporal en la bicicleta con estos platos es fuerte. Se ven demasiado modernos para el tiempo que tiene la bicicleta. Quedaban mejor los viejos, lógicamente, pero es lo que toca.

Montaré los pedales automáticos que uso y a salir a rodar con la bicicleta.

Esta última parte ha tenido un coste de uno 75€.

Y como prometí, la siguiente tabla muestra el coste total de la restauración de la bicicleta. Como se puede ver se ha disparado el coste final más del tope que tenía previsto.



La conclusión que he sacado de todo el trabajo de restauración es un poco agridulce.

Si lo veo solo como números, creo que si llego a saber desde el inicio lo que me iba a costar no me habría puesto con ello. Por este dinero y un poquito más podría haberme comprado una bicicleta de carretera nueva.

Pero no hay que verlo así. En la balanza hay que poner el entretenimiento que me ha dado desmontar la bicicleta entera, limpiarla, sanearla, volver a montar los componentes y, por supuesto, la satisfacción del primer día que salí a probar la bicicleta a carretera y que todo funcionase correctamente.

También tengo que sopesar los conocimientos que he adquirido haciendo este trabajo. Cosas que antes me podían dar pavor y que ahora las veo con naturalidad.

Errores cuando monto en bicicleta.

Como ciclista dominguero tengo detectados algunos errores que cometo cuando salgo en bicicleta, el problema es corregir estos fallos. Algunos son más importantes, otros menos, pero hay que corregir.

Termino mucho mejor que comienzo.

Esto es algo que me sucede con mucha frecuencia, pero especialmente las pocas veces que salgo con compañía. No tengo localizado si el motivo es que tardo en calentar más de lo normal o que empiezo muy acelerado hasta que cojo el ritmo.

Lo normal es que al comenzar a rodar pase un rato bastante malo a los quince minutos o media hora del inicio. Pero cuando termino la ruta tengo la sensación de que podría haber seguido rodando más kilómetros (tampoco es que haga una etapa de la Vuelta).

No sé mantener el ritmo de pedalada.

Varío bastante el ritmo de pedalada en lugar de ir manteniéndola ayudado por el cambio de platos y piñones, lo cual hace que en las subidas o me quede clavado o lleve una cadencia lenta y forzada.

Aquí hay dos partes:

Soy muy reacio a "meter" el plato pequeño, especialmente en la bici de montaña, no me gusta eso de ir dando pedaladas como un loco y que la bici avance poco. (Necio +1)

No soy previsor a la hora de cambiar y adecuar el desarrollo a "lo que viene". En las cuestas abajo no hay mayor problema para cambiar. Pero en las cuestas arriba entrar mal supone un contratiempo.

A lo primero tengo que ser menos necio y hacer más caso tanto a Fede (con el que comprendí que subir puentes es más sencillo con el plato pequeño) y a Javier que no se cansa de repetirme que de perder un plato prefiere prescindir del grande que del pequeño, que es el que te salva en momentos de apuro. A lo segundo: práctica e ir más centrado en lo que viene.

Mala hidratación.

Bebo poco y solo agua. Por lo que he leído lo normal es beber un bidón (un litro aproximado) de líquido cada hora. Yo, salvo que haga mucho calor, me bebo eso en dos o tres horas y a veces me sobra. De vez en cuando me paro en alguna gasolinera y me bebo un bote de Coca Cola o relleno el bidón, pero en casos excepcionales que coma mucho polvo por caminos o que, como he dicho, el calor apriete.

Tampoco utilizo bebidas isotónicas, de hecho solo la he probado una vez y me dejó la boca con una sensación desagradable, pastosa.

Alimentación ¿Aliquééé?

No suelo reponer fuerzas alimentándome sobre la marcha. Aunque lo normal es que siempre lleve alguna barrita energética, es habitual es que regresen conmigo. Algún día he hecho parada y pincho de tortilla, pero los menos. Cualquier día llega "el tío del mazo" como dice Perico Delgado y me da una pájara de campeonato.



No planifico la ruta.

Yo creo que esto ahora, que no salgo más de 40 kilómetros, no es demasiado importante, pero a veces no sé ni qué dirección tomar y voy improvisando sobre la marcha. Bendita ayuda llevar encima Google Maps en el móvil para cuando me despisto.

Tampoco sé tener en cuenta desniveles, aunque por donde salgo es bastante liso, a la hora de evaluar como va a ser la ruta.

Algún vicio más tengo, seguro, pero ahora no se me ocurren o no me doy cuenta. Los que he puesto parecen sencillos de quitar, sobre todo teniéndolos localizados, pero vuelvo a caer una tras otra.

martes, 18 de septiembre de 2012

Montando la bicicleta de Contador

Hace un par de días compartí en las redes sociales un vídeo en el que se veía al mecánico de Contador montando su bici en la Vuelta Ciclista a España.

En el canal de Contador en Youtube hay una versión mejor del vídeo. Impresiona ver a Faustino Muñoz, el mecánico del equipo Saxo Bank, trabajar con la bicicleta.


Y yo para ajustar los cambios me puedo pasar más de lo que dura el vídeo...

Vía: Bicicilismo

lunes, 10 de septiembre de 2012

Angliru

Hace unas semanas, aprovechando mis vacaciones por Asturias y que Javier subía el Angliru en bicicleta me animé a ir a conocer el mítico puerto. Eso sí, lo hice en coche como mero turista y no pedaleando.

La conclusión que saqué al ver aquello es que simplemente es impresionante, hay que admirar a cualquier persona que suba esa animalada de puerto en bicicleta.

Yo, únicamente, voy a colgar unas pocas fotos que hice. Los análisis para las personas que han subido ese puerto en bicicleta, lo demás es hablar por hablar.

Perico Delgado hace un análisis en "Los Pericopuertos". En Bicicilismo hay otro y también se puede leer el de Javier. Por elegir unos pocos.

Cobayos, Angliru
Tan bonito como empinado.

Cobayos, Angliru
Y no es lo más duro...

Cicloturista subiendo el Angliru
Un cicloturista con el peso añadido de las alforjas.

Oviedo desde el Angliru
Oviedo.

Angliru
El final de la subida.

Javier y Carlos en el Angliru
Carlos y Javier al terminar la ascensión.

domingo, 26 de agosto de 2012

Restaurando la bici (VII): Prueba de carretera

Con todo el montaje de la bicicleta finalizado he salido a probar la bicicleta a la carretera. Como no era cuestión de quedarse tirado a dos horas andando de casa y tener que volver empujando la bici, en el peor de los casos, me he ido en un principio al velódromo a dar unas vueltas, con la bolsa debajo del sillín repleta de herramientas.

Después de ocho vueltas por el circuito y un par de ajustes en el desviador trasero, que no subía al piñón grande, he salido a calle a circular hasta un total de 18 Km.

En general la bicicleta ha funcionado bien. Las sensaciones sobre ella han sido de inseguridad, pero supongo que ha sido debido a dos motivos: primero a la posición sobre la bicicleta, diferente a la que se lleva sobre una de montaña (llevo más de 25 años sin subirme a una de carretera) y, segundo, por los pedales con rastrales. Me costaba mucho meter los pies en ellos y ya estoy acostumbrado a los automáticos.

Por otro lado me ha costado menos pedalear. Si bien no he cambiado al plato grande, por el problema comentado en la anterior entrada sobre el roce y la posible salida de cadena hasta que los cambie y porque tampoco he tenido necesidad, en los repechos que he subido me he encontrado más cómodo y subido más ligero que con la MTB. Hay que tener en cuenta que la bicicleta de carretera, aunque tiene 40 años, pesa menos que la de montaña.

He tenido que ajustar de nuevo la posición del freno delantero. Las dos zapatas no actuaban a la par sobre la rueda.

Al margen de esto, todo lo demás correcto, así que dentro de unas horas me iré a dar un paseo más largo con la bicicleta.

No he hecho fotos a la bici hoy y como no me gusta dejar las entradas con texto nada más, pongo una imagen de lo que he utilizado para recuperar fuerzas después del paseo ;-)

Alimento del ciclista ;-)
Recuperando fuerzas

Espero que la próxima entrada sobre la restauración de la bici sea la última, para explicar el cambio de los platos y las bielas (que hará el mecánico de la tienda) y poner la tabla con lo que ha costado en euros dejarla para rodar con ella.

Restaurando la bici (VI): Sillín, cambios y otras hierbas

Ya está llegando el final del trabajo con la bicicleta. Queda por montar: el sillín; el velocímetro; los desviadores; la cadena; los pedales SPD y el soporte del bidón de agua y la bomba.

Comienzo con el sillín. Al final he cambiado de idea y he comprado otro modelo que no tenía previsto: un Selle Italia Randonneur. La misma marca pero con hendidura anti-prostática. Además está hecho de piel contra material sintético del inicial. También he comprado la sujeción del sillín a la tija, la que tenía estaba oxidada y la he desechado. Me ha costado el sillín 47,95€ (3 ó 4 euros más caros) y  la sujeción 4,95€. Como pega no he encontrado el sillín en color blanco y lo he comprado negro.

Sillín bicicleta
Sillín Selle Italia

El montaje del sillín es muy sencillo, solo hay que apretar una tuerca del 13. Otra cosa es su ajuste a nuestra medida y comodidad. La superficie debe ir paralela al suelo, totalmente horizontal y debemos ajustar tanto su altura como su desplazamiento horizontal (hacia delante o hacia atrás).

Para el ajuste horizontal he utilizado un nivel. Para la altura hay varios trucos, yo me he sentado en sillín de la bicicleta y, apoyando el talón del pie en el pedal, he estirado la pierna hasta la posición más alejada (este truco me lo contó Javier) y para el desplazamiento delante/atrás de momento lo he dejado en la posición que me encuentro cómodo, pero según monte necesitará ajustes.

Sillín Selle Italia
Sillín Selle Italia

El velocímetro no tiene truco alguno. He comprado el más barato de Decathlon (DC4S 10€), es el mismo que llevo en la MTB y ambos adolecen del mismo problema: si configuras el velocímetro con las medidas de la tabla que viene en las instrucciones marca un 10% más, aproximadamente, de la distancia que recorres.

Velocímetro o cuenta kilómetros.

Para instalar el velocímetro en la bicicleta no hay más que colocar el sensor en la horquilla delantera y el imán en un radio de la rueda, haciendo que, cuando coincidan con cada giro, su distancia sea aproximadamente de medio centímetro. Luego se lleva el cable, sujetándolo con abrazaderas, por la horquilla hasta el manillar y ahí se coloca el soporte, en el lugar que menos nos estorbe para apoyar las manos y que tenga buena visibilidad, sujetándolo también con abrazaderas de plástico.

Sensores del cuenta kilómetros
Sensores del velocímetro.

Los pedales automáticos no los he podido montar. Tienen un paso de rosca diferente al que llevan las bielas. Como las tendré que cambiar, lo cuento más adelante, se eliminará esta circunstancia.

Respecto al soporte del portabidón y de la bomba el problema es que el cuadro no tiene perforados los orificios para fijar aquellos con tornillos. He comprado un soporte de goma con dos abrazaderas pero la verdad es que es bastante malo. Este soporte se fija al tubo del cuadro y ofrece las roscas para atornillar los soportes.

Sujección del porta-bidón
Sujección del porta-bidón y bomba

He dejado los cambios para el final porque surgieron problemas serios. No voy a contar paso a paso como se ajustan, yo seguí estos dos tutoriales y me bastó: amigosdelciclismo y mountainbikeymas.

El cambio trasero lo monté sin mayor problema y solo lleva funda desde la maneta hasta la parte delantera del cuadro y desde la trasera hasta el desviador. El resto del cable va al aire. Tiene un giro complicado en la parte del pedalier, donde una pieza tubular metálica fijada por una abrazadera guía al cable para que haga la curva. El ajuste del tope interior y exterior fue sencillo, pero la tensión del cable fue un poco complicada pero después de unas cuantas pruebas subía y bajaba por los cinco piñones correctamente.

El desviador delantero es el que ha dado problemas: los platos están doblados y tengo que cambiarlos, junto a las bielas. Por esta desviación la cadena roza en el desviador delantero al colocar la cadena en el plato grande.

La instalación del desviador en sí es un poco más complicada porque está adaptado, es decir, no es original de la bicicleta. Para que el cable llegue por debajo del pedalier hasta el desviador hay un trozo de funda que hace ese giro, y va solo sujeto por la tensión del cable y con un extremo apoyado en una abrazadera.


Cable del desviador delantero
Cable del desviador delantero

El ajuste correcto no se puede hacer por la desviación de los platos. Así que en lugar de paralelo a los platos lo he tenido que poner un poco virado respecto a los mismos. Con esto y "tacto" en la palanca del cambio he conseguido que no rocen. Pero a cambio me arriesgo a que si se me va la mano al cambiar al plato grande se salga la cadena. Desde luego esto es un apaño de urgencia, la solución es cambiar los platos.

He bajado la bicicleta a la tienda para que me busquen unos platos y unas bielas, ya de paso con menos dientes que los que tiene la bici (52/46) que son para gente con buenas piernas. Al final llevo gastados unos 180€ y el gasto se va a disparar algo más del tope que me había marcado de 225€.

sábado, 25 de agosto de 2012

viernes, 24 de agosto de 2012

La bici sale a tomar el Sol.

A falta de escribir la entrada referente al montaje de los cambios, sillín y algún detalle más, la bicicleta ya está prácticamente terminada y no he podido esperar a poner una foto.

Bicicleta Otero restaurada
La bicicleta casi finalizada.

Aprovecho para dedicar la bici a Javier, que le han operado hoy del brazo después de caerse con la bici. Para que se recupere pronto y vuelva a dar guerra con la bicicleta por las carreteras. Y, claro, a Ludi que aguanta todas mis tonterías y caprichos.

jueves, 23 de agosto de 2012

Restaurando la bici (V): Montando los frenos.

Después de las vacaciones retomo la restauración de la bicicleta, hoy toca montar los frenos. Ya tengo todas las piezas que, creo, necesitaré, a falta del sillín, que compraré en breve. Aunque esto no me preocupa, en el peor de los casos utilizaré el sillín de la MTB para probar la bicicleta.

Lo primero que he hecho ha sido desmontar las manetas de los frenos que voy a sustituir por su mal estado. Para ello solo hay que aflojar un tornillo que queda descubierto al accionar a tope la maneta y que aumenta o disminuye la presión de una abrazadera sobre el tubo del manillar. Una vez que la abrazadera queda aflojada se puede deslizar la maneta a lo largo del manillar sin ningún problema.

Desmontar las manetas de frenos
Tornillo de apriete de las manetas

A continuación he limpiado el manillar de los restos de goma que tenía adheridos del antiguo grip. Nada más he utilizado alcohol de 96º (el habitual de farmacia) y papel de cocina.

Limpieza del manillar de bicicleta
Diferencia entre un lado y otro del manillar
(antes y después de limpiar)

El montaje de las manetas nuevas, unas Tektro RL-340 es muy sencillo. Solo hay que hacer las operaciones inversas al desmontaje: introducir la maneta por el manillar hasta su posición y después, con la maneta accionada, apretar un tornillo allen con una llave de 5 mm. hasta que queden debidamente fijadas. Hay que tener cuidado porque cada maneta pertenece a una mano concreta. Las que traía la bicicleta se podían montar en cualquier mano. Estas manetas sacan el cable por un lateral, en lugar de por arriba como las antiguas.

Manetas de freno
Manetas de freno instaladas con el cable de freno que irá
debajo del grip

Las pinzas de freno, Super Olimpic/66, que ya había desmontado para su limpieza y para que no estorbaran al pintar el cuadro, se montan con un tornillo y una tuerca del 10 sobre la horquilla delantera y la trasera. Se engrasan los muelles y los tornillos que ejercen de eje y se montan las zapatas. Hay que tener cuidado en ajustar bien las zapatas para que no rocen en la cubierta y que presionen en la frenada únicamente sobre el metal de la llanta. También, en el caso de las que yo he comprado, llevan posición. Cuidado con montarlas al contrario.

Pinza de freno Super Olimpic 66
Pinza de freno Super Olimpic 66

Los cables también hay que engrasarlos. Para ello nada más sencillo que echar una gota de aceite de bicicleta en el interior de la funda del cable. Al pasar el cable se engrasará solo e irá suave. Para evitar que se mueva y facilitar la colocación del grip se fija el cable al manillar con un poco de cinta.

Tanto la funda como el cable no vienen con las medidas exactas que necesitamos, suelen ser de dos metros. Para cortar los cables y las fundas a la medida precisa podemos utilizar los viejos como guía o, según instalamos, cortar lo necesario que es lo que he hecho yo, ya que al no seguir el mismo recorrido por la salida de las maneras la longitud no era la misma. No olvidemos poner los terminales de las fundas.

El cable del freno trasero recorre la parte superior del tubo horizontal del cuadro, sujeto con dos abrazaderas. Mi idea era pintar estas abrazaderas de blanco, para que conjuntase con los detalles pintados en las horquillas y el grip, pero cambié de idea y los limpié y dejé cromados.

Una vez montado todo hay que ajustar la tensión del cable. Las manetas llevan un pasador que podemos colocar en dos posiciones para que el cable tense más o menos. No es una regulación muy precisa. Por la parte de las pinzas un tornillo con un orificio para pasar el cable que apretaremos una vez ajustado el cable adecuadamente. Una vez hecho esto poner el terminal al cable de acero y apretar con unas tenazas para que no se deshilache.

Para finalizar he colocado el grip del manillar. Esta tarea aunque no es complicada es tediosa y hay que hacerla con paciencia y cuidado para que quede bien. Os dejo el vídeo que he seguido yo para hacer el trabajo.


Y un par de fotos de como ha quedado todo ya montado.

Detalle del manillar con el grip
Detalle del manillar

Visión general de la bicicleta
Vista de la bici con los frenos montados

Ya queda poco para terminar. La próxima será colocar los desviadores, sus palancas y la cadena y ajustarlos. Montar el sillín y salir a probar la bicicleta. Tengo bastantes ganas de salir con ella a la carretera.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Lecturas: Plomo en los bolsillos (Ander Izaguirre)

Plomo en los bolsillos

Plomo en los bolsillos, de Ander Izagirre (2012, Ed. Libros del K.O.) es, "simplemente", la historia del Tour de Francia desde sus inicios en el año 1903 hasta la actualidad.

El libro fluye alrededor de anécdotas y estructurado usando las épocas de dominio de los ciclistas más destacados. Nos ofrece un recorrido ameno y divertido desde las primeras ediciones del Tour, con sus etapas de más de cuatrocientos kilómetros y la "exploración" de los Pirineos, hasta la época actual con los vencedores de despacho y las cacerías montadas para luchar contra el dopaje.

A lo largo de sus 228 páginas sufriremos y disfrutaremos con cada pedalada que dan Coppi, Anquetil, Delgado, Hinault, Armstrong, Indurain o Mercx. Con cada pique, duelo, muestra de solidaridad o traición entre ellos.

Plomo en los bolsillos es un libro que se lee con agilidad, gracias a la redacción directa de su autor, que no rebusca palabras ni se pierde en describir las briznas de hierba de la cuneta de la carretera. Es una lectura desenfadada, ideal para un par de tardes de fin de semana, que gustará mucho a los amantes del ciclismo.

El último capítulo del libro: "Así dejé el ciclismo" está disponible en el blog de Ander. No destripa nada, pasarás un buen rato y echarás unas carcajadas leyéndolo.

Plomo en los bolsillos se puede adquirir en formato .epub por 5,99€ y en papel por 14,90€ en la página de la editorial y también está disponible para Kindle en Amazon por 6,17€

martes, 7 de agosto de 2012

Restaurando la bici (IV): Comenzando a montar

Ayer bajé a la tienda de bicicletas a recoger las manetas de freno y las cubiertas que dejé encargadas la semana pasada. También he comprado tres cámaras a 3,10€ cada unidad (me gusta llevar una de repuesto cuando salgo, además del kit de parches).

Manetas de freno bicicleta de carretera
Las manetas de freno nuevas. El cable no sale por arriba,
 haciendo el típico "churro" de las bicis clásicas, e irá por
debajo de la cinta del manillar, pero quedarán bien.

Ya de paso he dejado encargada una cadena nueva, que por 8€ que me va a costar voy a ir más tranquilo y funda de cable de color blanco, para los frenos y los cambios. Tal como está pintada la bici queda mejor blanco que negro.

El rato que he estado con la bici hoy me he dedicado a quitar el encintado que tenía para la pintura, aprovechando que ya estaba bien seca, y a montar las cubiertas en las llantas y colocar las ruedas en la bicicleta.

Restaurando la bicicleta: montando las ruedas
Las ruedas montadas en la bicicleta. Quedarían mejor con
el perfil blanco, pero tal como son las Classic están bien.

El cambio de cubiertas no tiene mayor secreto y la única herramienta necesaria es un juego de desmontables, además de la bomba para el hinchado:
  • Se retira la cubierta y la cámara vieja.
  • Luego se monta la cubierta nueva, introduciendo un lateral en la llanta.
  • A continuación se introduce la cámara en la cubierta haciendo coincidir la válvula de la cámara en el orificio de la llanta y se sujeta con la tuerca que viene para esa función.
  • Se hincha ligeramente para que al introducir el otro lateral de la cubierta en la llanta no se pellizque la cámara.
  • Y por último introducimos el lateral de la cubierta que estaba sin fijar a la llanta.

Es más complicado explicarlo que hacerlo. Os dejo un par de vídeos sobre le tema:

Montaje de la cubierta.

Para montar la rueda delantera en la bicicleta no he tenido mayor problema. Simplemente apretándola "como ha caído" en los alojamientos del cuadro para el eje ha quedado prácticamente alineada.

Con la rueda trasera ha sido otro cantar. Para centrar la rueda en sus alojamientos lleva dos vástagos, que se aprietan o se aflojan y con esta acción se regula el centrado de la rueda. Esto va con ensayo y error hasta que consigues dejar la rueda centrada. Así que regulas los vástagos, montas la rueda, pruebas, si no está bien se saca la rueda, ajuste, y otra vez a empezar.

Detalle vástago de ajuste de las ruedas
En la foto se aprecia el vástago de centrado.

Los desarrollos de la bicicleta me da que son bastante fuertes: En los platos llevo un 46/52 y en los piñones 13/14/18/22/24 Veremos como los muevo...

En Amigosdelciclismo.com tienen unas tablas de desarrollos bastante majas.

Siguiente etapa dentro de diez días o así. Mientras, y de regalo, os dejo un vídeo de Rubén pintando el cuadro.



Disclaimer: la máscara y las gafas se las quitó para salir guapo en el vídeo :-)

Fotografía: Bicicleta de madera en Brujas

Hace unos años, en un viaje por Bélgica, vi esta curiosa bicicleta con ruedas de madera "aparcada" frente a una tienda en la ciudad de Brujas.

Bicicleta de madera en Brujas

lunes, 6 de agosto de 2012

Montar en bicicleta con calor

Con el calor de esta época del año es bueno leer los consejos "Pedalear con calor" que han escrito en el blog Rodadas.net sobre la hidratación montando en bicicleta.

Curioso cuanto menos el truco de meter la botella de agua en un calcetín mojado para mantenerla fresca. Yo meto el día anterior la botella llena de agua en un 75% más o menos en el congelador y cuando la voy a usar la completo con agua fría, y lo que aguante.

Foto tomada de Rodadas.net

sábado, 4 de agosto de 2012

Restaurando la bici (III): Lijando y pintando

Hoy ha tocado sesión de chapa y pintura con la bicicleta.

Una vez limpia la bicicleta se hizo evidente que necesitaba una mano de pintura y sanear un par de puntos del cuadro que tenían óxido.

Como yo de pintura voy flojo, le he tomado la palabra a Rubén, que se ofreció a ayudarme con esa parte del trabajo de restauración, y nos hemos puesto a ello.

Después de retirar de la bicicleta todos los componentes, a excepción de las bielas y platos, hemos lijado parte del cuadro con la ayuda de un taladro y un cepillo de alambre. Lo cierto es que solo hemos lijado las partes que tenían óxido o en las que la pintura que tenía estaba levantada o en mal estado, con la idea de pintar encima de la anterior y de esta manera utilizarla como base y ahorrarnos utilizar una imprimación.

Un rato de encintado con cinta de carrocero y algo de celo para proteger todo lo que no queríamos manchar (bielas, partes metalizadas, etc.) y queda listo para pintar.

El cuadro de la bicicleta lijado y encintado listo para pintar

Para pintar hemos utilizado pintura en spray de la marca propia de una conocida gran superficie de bricolaje. Con un bote de 400 ml. habría sido suficiente para todo el cuadro, pero mi idea era decorar  en dos tonos, sin tener muy clara la forma de combinarlos. Antes de entrar en la tienda tenía pensado que los colores serían azul como color principal y blanco para determinadas partes, pero el azul me ha parecido algo apagado y oscuro y al final me he decidido por un color rojo brillante.

Después de colgar el cuadro de una viga para poder trabajar a gusto, hemos pintado todo el cuadro de rojo, dejado secar mientras pasábamos a repostar el estómago, y después aplicado el color blanco en la zona de las ruedas para darle un detalle que rompiera la uniformidad del cuadro y que le ha dado un toque muy "Atlético" :-), quedando fundido con el rojo en un difuminado que ha quedado bonito.

El cuadro una vez pintado, todavía no está seco,
por eso se aprecian zonas con más o menos brillo

El material para pintar me ha salido por 20€, incluyendo los dos botes, a 7€ por unidad, cinta de carrocero y lijas, que al final casi no hemos utilizado gracias al cepillo metálico del taladro. Cuando termine la restauración haré una tabla con lo que ha costado al final y si hay desviaciones respecto al presupuesto inicial, aunque creo que puedo aventurar que, como mucho, se me va a disparar 20€ ó 30€ sobre el presupuesto mínimo.

A caballo pasado, después de pintar, los dos hemos coincidido en que habría sido mejor retirar toda la pintura vieja del cuadro, pero aún así ha quedado bastante bien.

Voy a dejar secar el cuadro hasta el domingo o el lunes y después quitaré la cinta. No tengo prisa porque hasta el lunes no me traen las piezas que tengo encargadas en la tienda para empezar a montar y así me aseguro que no se levanta la pintura al retirar la cinta.

El cuadro, en mi opinión, ha quedado mucho mejor que estaba y bastante mejor de lo que yo esperaba antes de empezar a trabajar en él.

Agradecer a Rubén el trabajo que ha hecho durante más de ocho horas, ya que todos los "hemos" que he escrito anteriormente se traducen en él pintando y lijando y yo sujetando bici y recogiendo los excedentes de pintura en mi cuerpo. Además de regalarme la bici ha trabajado mucho en ella :-)

El pintor y su obra

viernes, 3 de agosto de 2012

Restaurando la bici (II): Limpieza

Hoy ha tocado limpieza de la bicicleta. Para ello primero he retirado todos los componentes que voy a sustituir: cables, fundas, las abrazaderas de los cables, las zapatas y el sillín. Luego me he llevado la bicicleta a un lavado con pistola a presión de coches (sí, ya sé que no se debe dar con esas pistolas a presión) y, cuatro euros de agua después, algunas partes brillaban y todo.

La bicicleta después del lavado

Hay zonas que tengo que limpiar con algún producto para quitar la grasa y frotar un poco pero, en general, ha quedado mucho mejor de lo que auguraba su aspecto inicial.

Después de la limpieza la de cal y la de arena. El freno delantero, que estaba agarrotado, funciona correctamente una vez limpia la suciedad que acumulaba. Así que por ahí no hay incremento en el presupuesto. Pero la maneta de freno que está oxidada hay que sustituirla. La parte oxidada no deja trabajar al tensor del cable y me da la impresión de que en una frenada puede partirse. Así que, por 23€ que cuesta la pareja de manetas, no voy a ir intranquilo por si se rompe en plena frenada.

Después de la limpieza he visitado una tienda de bicicletas que han abierto hace poco cerca de mi casa y he dejado encargadas las dos cubiertas y las manetas. Las cubiertas van a ser unas Michelin Dynamic Classic, no son las mejores pero tampoco las más caras y además tienen un aspecto retro que va a quedar muy bien con el conjunto. Cuestan unos 13€ cada cubierta más la cámara, que será sobre los 4€ por unidad. Ya de paso he comprado los cables para los desviadores a 2€ cada uno.

Por cierto, menuda diferencia de trato, a positivo, de la persona que me ha atendido respecto a grandes superficies como Decathlon. Se ha ganado un cliente.

Siguiente capítulo: lijado y pintura, que se hace inevitable.

jueves, 2 de agosto de 2012

Restaurando la bici (I): ¿Cuánto dinero me voy a gastar?

Restauración de una bicicleta de carretera
Para mi es primordial, a la hora de restaurar la bicicleta, saber cuánto dinero voy a tener que invertir para comprar los componentes que sean necesarios.

Hay que cambiar seguro los cuatro cables y fundas de frenos y desviadores; las pastillas de los frenos; las dos cubiertas; la cinta del manillar y el sillín.

La idea es no comprar los componentes más baratos pero tampoco los más caros del mercado. En esto, como en todo, hay una variedad de precios y calidades tan amplia que puedo tardar más en elegir que en hacer el trabajo.

También aprovecharé algunas cosas de la Mountain Bike, como los pedales con enganche automático que tengo, la bomba o la bolsa de herramientas (que iré alternando de una a otra).

Con este criterio me sale el siguiente presupuesto estimado (precios aproximados):

Presupuesto de componentes:
Sillín
35€
Cubiertas (2)
30€
Cables de frenos, fundas y terminales
20€
Zapatas de frenos (2 juegos)
12€
Cinta de manillar
6€
Porta bidón
6€
Velocímetro
10€
Total:
119€

Además del listado anterior, hay un par de piezas que es posible que toque cambiar: una de las manetas de freno tiene una parte con óxido y es posible que me obligue a su sustitución lo que incrementará en unos 30€ el presupuesto. La pinza de freno delantera está agarrotada. Confío que después de una buena limpieza y engrasado quede operativa, en caso contrario, otro pellizco más al bolsillo.


En un principio la idea es no pintar el cuadro pese a que la pintura original, un azul bonito según me dijeron, fue sustituida por un peculiar rojo bombero aplicado a brocha. En cualquier caso, y antes de proceder a limpiar la bicicleta a fondo, he apreciado alguna que otra zona con óxido que puede hacer necesario trabajar bien con la lija. En el momento en que la bicicleta esté libre de polvo y grasa veré si es necesario y en cualquier caso incrementará el coste con la pintura.

Resumiendo: el coste de restaurar la bicicleta oscila en una horquilla que va desde unos 120€ hasta los 225€ si me toca pintar, cambiar freno delantero y manetas.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Aspirante a ciclista dominguero.

Miguel con la bicicleta de montaña
Miguel y la bicicleta de montaña
Como reza el título de este texto y también el encabezado del blog, no soy más que un aspirante a ciclista dominguero.

Hace un año o poco más me compré una bicicleta de montaña con la idea de salir por los caminos alrededor de mi lugar de residencia con relativa frecuencia y hacer algo de ejercicio.

Durante este año no he hecho más que setecientos kilómetros con la Rockrider 5.1, poca cosa para cualquier persona que se dedique a practicar el ciclismo con cierta frecuencia. La verdad es que me he cansado un poco de la tierra de los caminos, me gusta más la carretera.

La idea de empezar este blog, uno entre tantos, es para ir documentando la restauración de una bicicleta de carretera que me regaló mi amigo Rubén y que fue comprada por su padre hace más de cuarenta años. Lógicamente para después utilizarla.

También iré colgando las rutas que voy haciendo o que ya he hecho, fotos que voy tomando y todo lo que se me ocurra que tenga relación con la bicicleta.

La bicicleta de carretera, con los mismos años que yo más o menos, lista para empezar a restaurarla.
Lista para empezar a trabajar en ella